Recomendaciones para comprar un terreno

Descripción:

Adquirir un terreno es muchas veces la base para empezar a construir un patrimonio, ya sea la casa de tus sueños o tu propio negocio o como inversión. Se trata de una decisión importante, por ello, al momento de realizar la búsqueda existen algunas consideraciones y asuntos de los que deberás encargarte antes de decidirte a comprar. Si tomas las debidas precauciones y te asesoras con un asesor inmobiliario profesional seguramente tendrás éxito al adquirir un terreno que se pueda adaptar a tu gusto, necesidades y estilo de vida.

En muchas ocasiones suele ser más económico adquirir un terreno a comprar una casa o una estructura ya construida. Sin embargo, es necesario que cuentes con toda la información necesaria para poder tomar la decisión correcta y adquirir tu terreno de la manera más sencilla. Preparamos una guía que te ayudará a decidir:

  1. ¿Sabes por  qué quieres un terreno? Poder responder a esta pregunta  es vital, ya que es diferente comprar un terreno pensando en construir una casa en la que vas a vivir o bien, construir ahí un negocio o simplemente como una inversión a futuro. Además, esta es la primera pregunta que te hará el vendedor o el agente inmobiliario con el que te estés apoyando para buscar el terreno. Considera también la zona en la que comprarás, pensando sobre todo en que la nueva adquisición aumente su valor con el paso del tiempo.
  2. Acceso al agua y alcantarillado. Estos dos puntos son indispensables para que un terreno sea útil. Muchas veces no resulta posible conectarse al sistema de alcantarillado municipal o transportar el agua resulta costoso. Asegúrate de tener acceso y derecho al agua, sino, también puedes recurrir a un pozo.
  3. Caminos y situación del suelo. Toma en cuenta si hay vialidades cercanas y el estado del suelo, es decir, si es capaz de poder soportar instalaciones de agua, perforaciones y construcción de cimientos o infraestructura, eso también puede determinar su plusvalía futura. Además, un terreno inaccesible carece de valor, incluso aunque estés dispuesto a pagar por construir un acceso.
  4. Zonificación. Revisa detenidamente como está zonificado, si está considerado para uso habitacional o comercial. Pregunta si anteriormente se utilizó para fines agrícolas o de otro tipo que pudieran haber afectado la tierra.
  5. Electricidad. Otro punto importante es saber si el terreno tiene acceso a la energía eléctrica, consulta con la compañía de electricidad. También puedes fuentes de energía alternativa como el viento o la luz solar, considera los costos en estas opciones.
  6. Cuestiones ambientales. Es clave que te asesores adecuadamente para verificar las restricciones ambientales, sobre todo si vas a considerar opciones de compra en el medio rural o en la costa. Esto puede afectar el valor y uso que le pienses dar al terreno.
  7. Riesgos e inundaciones. Considera también averiguar si el terreno es susceptible de inundaciones, resistente en caso de huracanes, entre otros. Verifica si en la zona hay fábricas, desagües u otros desechos que afecten el inmueble.
  8. Asegura tus derechos. Verifica que se te concedan todos los derechos relacionados con el terreno, por ejemplo, en caso de que se encuentren restos arqueológicos, gas natural u otros materiales valiosos.

 

 En la búsqueda de terrenos es posible que te encuentres con dos tipos de inmuebles: el regular, que tiene escrituras y está inscrito en el Registro Público de la Propiedad; y el que no tiene ni escrituras ni inscripción, es irregular, pero puede ser comercializable. Es recomendable que enlistes una serie de preguntas para los vendedores y/o asesores.

 

En todos los casos es importante revisar que las medidas de la propiedad coincidan con las que declaran las escrituras. Si está registrado, tendrá un historial del primer propietario, la fecha y los posteriores dueños y, sobre todo, si está al día en el pago de los impuestos y derechos.


Haz un balance general de tus opciones,  considera enlistando los pros y contras de cada una, de acuerdo a tus intereses y necesidades. Proyecta los costos en cada caso (acceso a vialidades, agua, luz, alcantarillado, gastos de escrituración y formalización, entre otros) y recuerda que todo lo que decidas deberá adherirse a tu presupuesto.