El proceso de compra de una vivienda paso a paso

Descripción:

La adquisición de una vivienda implica muchas decisiones y puntos a verificar, desde el tipo y calidad de construcción, la situación legal y la forma de pago. Para no agobiarte o dejar de lado algún punto, te presentamos esta guía paso a paso que te ayudará a que el proceso de compra de tu futura casa sea lo más sencillo posible y cuentes con toda la información que necesitas tener en cuenta. ¿Estás listo?

 

1. Establece un presupuesto. Lo primero que debes definir es el monto máximo con el que cuentas para la compra. Toma en cuenta los gastos operativos y notariales que tendrás que absorber durante esta primera etapa. Recuerda también que para calcular la mensualidad, ésta no debe ser superior al 30% de tus ingresos.  

 

2. Elige la forma de pago. Decide cómo pagarás tu nueva adquisición, ya sea de contado mediante el desembolso del precio pactado con el vendedor, o a través de un crédito hipotecario. Dependiendo de tu edad, ingresos, entre otras circunstancias, los bancos ofrecen hasta el 95% del valor de la vivienda, en tanto tú deberás pagar el porcentaje restante. Analiza los esquemas de financiamiento que mejor  te convengan para poder realizar el pago de la vivienda.

 

3. Busca la vivienda.  Pregúntate qué tipo de vivienda estás buscando, ya sea nueva, alguna usada o un traspaso. En el caso de una vivienda nueva, ya sabes que la construcción es reciente y que no ha sido habitada. En el caso de las casas que ya han sido habitadas es necesario prestar atención al estado en el que se encuentran, verificar si es necesario alguna remodelación. Aquí te puedes encontrar con viviendas de bancos o de particulares. ?Es importante que definas la ubicación y las condiciones que estás buscando.

 

4. Una vez que cuentas con el presupuesto, has decidido la forma de pago y el tipo de vivienda, lo que sigue es elegir cómo la comprarás. Te recomendamos que lo hagas con la asesoría de una agencia inmobiliaria, pues tienes la garantía de tratar con profesionales que te asesoran en los pasos siguientes de tu compra, en mostrarte el tipo de casas que te convienen de acuerdo a lo que hayas definido, además de orientarte en los trámites legales y en general te acompañan a lo largo de todo el proceso de compra. 

 

5. Visita la vivienda. Si ya tienes en la mira la vivienda que deseas, no dejes de visitarla en el día y en la noche para ver la distribución, iluminación, detalles, entre otros. Verifica con los vecinos la situación de la casa y de los anteriores dueños, si es el caso, toma fotos y sobre todo, imagínate viviendo en ella.

 

6. Presenta tu oferta. Cada vez nos acercamos más a que ya cuentes con una nueva vivienda, así que acuerda con la inmobiliaria los puntos de la adquisición, no olvides solicitar que se verifique el estatus en el Registro Público de la Propiedad así como todos los trámites necesarios para que puedas acceder a la vivienda.

 

7. Firma el contrato y la escritura. Estos trámites son los que más requieren que cuentes con la asesoría correcta, ya que existen términos legales y notariales especializados en la compra-venta de viviendas.  Lo que sí es necesario que sepas es que ahí debe estar descrita la vivienda, con sus características, los registros correspondientes, planos y pagos de servicios. Contempla en este apartado un pago de honorarios por gastos notariales y de inscripción en el Registro, entre otros.

 

8. Contrata los servicios. Ya sea una vivienda nueva o una usada, es importante que pongas a tu nombre la contratación de los servicios de agua, luz, basura, entre otros.

 

9. Guarda la documentación. Todos los papeles que has firmado u obtenido a lo largo de este proceso consérvalos.

 

Como habrás leído, contar con una agencia inmobiliaria que te asesore en el proceso de compra-venta es una gran ayuda para los trámites legales, notariales y de registro correspondiente, no es tarea fácil llevar a cabo todos los pasos que aquí te presentamos, ya que varios son muy especializados y puedes contratar a una inmobiliaria que te brinde dichos servicios.  Por otro lado,  ¡Felicidades!, ya tienes una nueva vivienda, ahora a disfrutarla con los tuyos.